La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y la República Federativa de Brasil han hecho entrega hoy de un donativo en alimentos por un monto de 100.000 dólares equivalentes a unos 60,5 millones de francos cefa. El objetivo es apoyar a las víctimas por los desastres ocurridos como consecuencia de las explosiones del 7 de marzo último, las cuales, según fuentes oficiales, ocasionaron más de un centenar de muertos y de cuyos heridos superaron la cifra de 600. Fuentes cercanas a estos donantes revelan que esta acción es una respuesta a la solicitud de ayuda humanitaria que hizo el gobierno de Malabo a través de su ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación Simeón Oyono Esono Angué, en el mismo día del fortuito siniestro. 

Según una nota de prensa de este organismo especializado con sede en Malabo, “estos recursos provienen de fondos internos de la FAO, [valorados en] cincuenta mil dólares, [junto a] una generosa contribución de otros cincuenta mil, del gobierno de Brasil y un aporte adicional del 10% del valor de la compra otorgada por el supermercado Martínez Hermanos. Estos recursos –señala-, serán invertidos en adquisición de alimentos a ser distribuidos entre los afectados, familias y comedores sociales habilitados”.

“El objetivo de esta donación de alrededor de 4.600 cajas de alimentos – prosigue el texto-, es proporcionar comida a las personas afectadas por las explosiones del cuartel de Mondong- Nkuantoma. En paralelo a esta donación de alimentos, la FAO participa junto al Sistema de Naciones Unidas en la evaluación rápida y completa de los daños provocados por las explosiones que permitirá calcular las necesidades de respuesta inmediata a la emergencia”, además de evaluar “las necesidades y costos para la fase pos-emergencia y de recuperación”.

Los promotores de esta ayuda, esperan que la Asociación de Mujeres Africanas (ASAMA), “la cual tiene habilitado un comedor social en la ciudad de Bata, donde cerca de 1000 niñas y niños afectados por las explosiones reciben alimento diario”, sea la ONG responsable de que estos productos puedan llegar a los damnificados.

Durante el acto de la entrega simbólica de los cheques, Evaldo Freire y Fátima Espinal Mercedes, ambos  embajador brasileño y representante-residente de la FAO en Malabo, coincidieron en que “este gesto constituye una manera de solidarse con el pueblo ecuatoguineano en estos momentos de difícil trance”; mientras que Pedro Nguema Ndong,  viceministro de Exteriores quien presidía el acto, manifestaba los “agradecimientos” de su gobierno “por este gesto que muestra un apoyo y solidaridad hacia Guinea Ecuatorial en estos momentos especiales y difíciles, cuya crisis –dijo-, ya estaba siendo agravada por los efectos de la Covid-19”.

© Texto y Fotos: Oficina de Información y Comunicación Diplomática