El gobierno de la República de Guinea Ecuatorial ha condenado y rechazado “enérgicamente los actos de violencia perpetrados en Libreville”, la capital gabonesa el 7 de enero de 2019.

Así lo ha manifestado el Ejecutivo mediante un comunicado hecho público por los medios de comunicación nacionales, en el que se repulsa el intento de expulsar del poder mediante la fuerza al actual presidente del país, Ali Bongo Ondimba.

Los hechos son atribuidos a un “pequeño grupo de militares al mando del Teniente Coronel Kelly Ondo Obiang de la Guardia Republicana, que pretendía  tomar el gobierno del Estado mediante la fuerza, ignorando totalmente de los procedimientos democráticos y la autoridad legítima del pueblo gabonés, único detentor del poder del Estado”.

“En este momento, en que África ha tomado el compromiso de democratizar sus Estados, la toma del poder por la fuerza y al margen de los procedimientos constitucionales está condenado por la Unión Africana, porque atenta contra la paz, el orden constitucional, la estabilidad política y social, así como el proceso de desarrollo de los países afectados”, recoge el texto.

  El  gobierno de Malabo no ha tardado en felicitar “vivamente a las Fuerzas Armadas del país vecino, “por haber mantenido – dice-,  su unidad y por su inmediata relación para contrarrestar la acción del pequeño grupo insurgente, así como por las medidas adoptadas para restablecer la paz y la normalidad de la República Gabonesa”

Finalmente el gobierno ecuatoguineano pone esperanzas en el sentido de que  las autoridades del país, “grupos políticos y la población en general guarden la calma y adopten las medidas necesarias a fin de respetar el orden constitucional” del país vecino.