El martes 5 de febrero se celebró la Cumbre de Líderes que promueven la paz. Durante la conferencia, FOWPAL (Federación de la Paz y el Amor Mundial), que promueve la cultura de paz en el mundo, ha entregado un reconocimiento de honor al Presidente de la República de Guinea Ecuatorial, S. E. Obiang Nguema Mbasogo, como uno de los Líderes Mundiales en la Promoción de la Paz.

Se trata de un certificado de honor en conmemoración del toque de la campana de paz y amor, cuya entrega se ha efectuado en la sala del Consejo Económico y Social-ECOSOC de la ONU. El acto lo ha organizado la Federación por la Paz Mundial y el Amor, en anagrama FOWPAL.

En esta ceremonia histórica, S.E Obiang Nguema Mbasogo ha dado tres toques de la campaña de la paz mundial: la primera, para la República de Guinea Ecuatorial, la segunda, para las Naciones Unidas y la tercera, para el mundo entero.

En sus reflexiones posteriores, el Presidente de Turno del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas ha valorado la distinción otorgada a su persona y ha subrayado que Guinea Ecuatorial centra su política nacional e internacional en la búsqueda y consolidación de la paz, así como en la sana convivencia y el amor entre los pueblos.

En la misma jornada, la delegación presidencial también se ha reunido con el personal de la misión diplomática de la República de Guinea Ecuatorial ante la ONU, ocasión durante la cual, S. E. Obiang Nguema Mbasogo les ha felicitado por el buen trabajo que realizan desde que nuestra Nación fue elegida Miembro No Permanente del Consejo de Seguridad de la ONU. En sus palabras, el Jefe de Estado les ha invitado a mantener la disciplina, el respeto a la jerarquía, y a la coordinación de los servicios, ya que, como les ha dicho: “la administración se basa en la disciplina”.

En el desarrollo de la cita se supo que, algunos de convocados podrían pasar a formar parte de la Secretaría General de la Organización de las Naciones Unidas, como resultado de la reunión bilateral que sostuvo el 4 de febrero con el Secretario General de Naciones Unidas, Antonio Guterres, y siempre que cumplan los requisitos para ello.

En esta intensa jornada, antes del regreso a Malabo, el Presidente también ha visitado, en Nueva York, el monumento dedicado a la esclavitud denominado El Arca de no Retorno, en el que visitantes procedentes de todo el mundo contemplar el triste legado de la trata de esclavos.

Durante cuatro siglos, más de 18 millones de personas fueron trasladadas a la fuerza desde África a otros continentes para trabajar como esclavos. La esclavitud ha sido y es uno de los mecanismos devastadores que el hombre a empleado contra el hombre dentro de la andadura de la historia de la humanidad por eso, después de su abolición a mediados de siglo XIX, Naciones Unidas creyó necesario emplazar un monumento por tal motivo. Nuestro presidente fue uno de los líderes del mundo que apoyó económicamente la construcción de esta obra.