Con motivo de la Convención de los Derechos del Niño que se celebra en todo el mundo cada 20 de noviembre, la Primera Dama de la Nación, Constancia Mangue de Obiang, recibió en el Palacio de Congresos de Sipopo, en Malabo II, el Premio Honorífico de Protección a la Infancia, por su labor continuada e infatigable de ayuda a los niños, tanto de Guinea Ecuatorial, como de fuera de nuestro país.

Durante la ceremonia de entrega, la Primera Dama pronunció un discurso y se dirigió a los presentes advirtiendo que: “Debido a su vulnerabilidad el niño debe tener protección del Gobierno, la sociedad civil, el sector privado y sus familiares. Esto quiere decir que: al niño hambriento, hay que darle de comer; al niño enfermo, hay que curarle; al niño discapacitado hay que asistirle; al niño huérfano o abandonado hay que acogerle”.