Bajo la presidencia en ejercicio del dirigente de la República Sudafricana Cyril Ramaphosa  y con el lema “silenciar las armas para el desarrollo del continente africano”, la Unión Africana celebra en la jornada de hoy el Día del continente. Aun sin actividades, debido al confinamiento impuesto a causa del coronavirus, el ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación recuerda la importancia de esta observancia, a partir de la Agenda 2063 de la Unión Africana, la cual vislumbra un continente prospero en el  crecimiento inclusivo y el desarrollo sostenible e integrado; políticamente unido y apoyado en los ideales del panafricanismo y la visión de su renacimiento. Un África pacífica, basada en la buena gobernanza,  con una fuerte identidad cultural y patrimonio comunes. Actor y socio mundial influyente, respetuoso con los valores democráticos, el  respeto de los derechos humanos y del Estado de derecho, cuyo desarrollo es impulsado por el potencial de su propia población, especialmente sus jóvenes, mujeres y niños.

El secretario general de las Naciones Unidas en un mensaje dirigido al continente, urge mantener esfuerzos por silenciar las armas y abordar el extremismo violento.  Antonio Guterres, para quien deben desplegarse más trabajadores de salud comunitarios,  aboga por continuar mejorando la capacidad de hacer pruebas médicas y acceder así a los suministros en la lucha contra el Covid – 19.

“Es necesario invertir en beneficio de sus pueblos, el desarrollo de sectores agroindustriales, abastecimiento de agua potable, pasando por revertir el cambio climático, la energía y la tecnología, hasta la promoción de la paz y seguridad del continente; todo ello, en consonancia con la implementación de la Agendas 2030 de la Organización de las Naciones Unidas”, matizó. 

 El origen de esta celebración se remonta al 25 de mayo del año 1963, cuando 32 líderes de Estados independientes africanos se reunieron en Addis Abeba (Etiopía) para formar la Organización de la Unidad Africana (OUA), firmando así la Carta fundacional. La Organización supranacional del continente tiene por horizonte impulsar la integración económica y política e incrementar la cooperación entre sus Estados miembros, bajo el paraguas de igualdad, libertad y la solidaridad entre sus pueblos. 

En el año 2002, la OUA pasó oficialmente a denominarse  Unión Africana (UA).