El ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación de la República de Guinea Ecuatorial, representado por el Consejero de la Presidencia del Gobierno Narciso Ntugu Abeso, acompañado por el director general de Asuntos Jurídicos y Tratados  Pascual Nsue Eyi Asangono ha participado en la reunión internacional «Cooperación entre Países de Origen, Tránsito y Destino en el ámbito de la Gestión de Fronteras», que se ha celebrado en Madrid del 1 al 2 de julio.

El encuentro internacional inaugurado por el ministro del Interior del Reino de España, junto al jefe del Departamento de Asuntos Internacionales y Europeos del ministerio del Interior francés, Jean-Marie Bruno; la directora general de migración y Asuntos de Interior de la Comisión Europea, Paraskevi Michou; y el director de Migración y Vigilancia Fronteriza del ministerio del Interior del Reino de Marruecos, Khalid Zerouali; ha comenzado asegurando que «la inmigración es uno de los asuntos que mayor interés suscita en la actualidad, pues se ha convertido en uno de los principales desafíos mundiales». Y continuo su alocución matizando que esta reunión, se enmarca en las actividades del foro «Diálogo Euro-Africano para la Migración y el Desarrollo», también conocido como Proceso de Rabat, que surgió en 2006 con el objetivo, entre otros, de fortalecer la cooperación política y policial internacional en la gestión de las fronteras.

España y Marruecos copresiden la reunión, cuyo objetivo es fortalecer la cooperación entre los países de origen, tránsito y destino de los flujos migratorios, identificar y compartir experiencia de buenas prácticas, y promover soluciones conjuntas en la lucha contra las mafias que trafican con personas.

Se trata de la implementación del Protocolo para prevenir, reprimir y sancionar la trata de personas, especialmente mujeres y niños, que complementa la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional del año 2000 que la República de Guinea Ecuatorial es parte y se ha materializado con la adopción de la “Ley número 1/2004 de fecha 14 de septiembre, sobre el Tráfico Ilícito de Migrantes y la Trata de Personas”.

En el acto el Ministro del Interior, Grande-Marlaska ha valorado este foro del Proceso de Rabat, del que ha dicho que «supone la plataforma más consolidada y eficaz de intercambio y cooperación con la que contamos para el desarrollo de estrategias en materia migratoria». Una herramienta que está ayudando a construir «una relación entre África Occidental y Europa basada en la sinceridad, la cooperación leal y la responsabilidad compartida».

Aun así, el ministro ha abogado por seguir trabajando y por prestar «especial atención a los continuos cambios a que se ve sometida la migración» para seguir siendo eficaces.

Se aconseja en la Reunión la creación para los Estados que aún no disponen, una fuerza especial encargada de la vigilancia de fronteras y el establecimiento de una cooperación entre los estados, ya que la cuestión de fronteras no es una tarea que un estado debería realizar solo.