La diplomacia ecuatoguineana acaba de conseguir uno más de sus enésimos éxitos. Después de una batalla de intensas negociaciones de más de diecisiete años, la Unión Africana (UA) finalmente ha aceptado que el único Estado independiente de África de estirpe hispánica cuyo idioma oficial es el castellano, se exprese en su lengua oficial en sus estrados, sin que ello conlleve a ingentes gastos en materia de traducción e interpretación.

 Desde su puesta en marcha en 1963 y su refundación en 2001,  bajo el paraguas de igualdad, libertad y la solidaridad entre sus pueblos, la organización supranacional solo reconocía en el artículo 11 de su acta fundacional los idiomas francés, el inglés, el árabe y portugués como lenguas oficiales

En un comunicado difundido el jueves  9 de julio por la Oficina de Información Diplomática del ministerio de Exteriores, Malabo no echa en saco roto el hecho de que durante la membrecía y presidencia de Guinea Ecuatorial en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, “como fiel embajadora de los intereses del continente, [el país] defendió ante la cúspide de la diplomacia internacional  el fortalecimiento de las misiones de mantenimiento y consolidación de la paz, las negociaciones para la reforma del Consejo de Seguridad, la lucha contra el terrorismo y el mercenariado, la piratería marítima y la búsqueda de mecanismos sobre cómo silenciar las armas. Aspectos todos, que en la actualidad obstaculizan el desarrollo armonioso y sostenible de África”

La portavocía de Exteriores, recuerda igualmente los esfuerzos de Guinea Ecuatorial en el contexto de la Unión Africana, con su solidaridad “en la donación de ingentes cantidades económicas en desastres naturales del continente, la construcción del inmueble sede del Centro de Inteligencia y Servicio de Seguridad de África (CISSA) y el  reciente papel ejercido por el jefe de Estado ecuatoguineano al  ser reconocido por la propia Unión Africana como `Líder en el tema de los refugiados, repatriados y personas internamente desplazadas en África´; con su consiguiente presencia física en los campos de refugiados del continente”.

“La República de Guinea Ecuatorial se muestra satisfecha por esta nueva victoria de su diplomacia. Aprovecha la ocasión para reafirmar ante los Estados miembros de la Unión Africana su voluntad política de continuar trabajando para una África más unida y próspera, a favor de la consecución de una plena integración regional, con la firme decisión de seguir contribuyendo en la solución pacífica de los conflictos que atañen al conjunto del continente  africano”, concluye  el texto.