La República de Guinea Ecuatorial ha elevado la voz en el seno de las Naciones Unidas para condenar el hecho de que siga “siendo blanco de amenazas y tentativas para desestabilizar el país,  con el objetivo – señala-, de derrocar a sus autoridades legitimas”.

Así se ha pronunciado el ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación el viernes 27, en Nueva York, durante los debates de la sexagésima cuarta Asamblea General de Las Naciones Unidas. El objetivo de estas intentonas, según afirma Simeón Oyono, es “apoderarse de los recursos naturales y riquezas que únicamente pertenecen al pueblo” ecuatoguineano.

“No es la primera vez que llamamos la atención de esta augusta asamblea de los peligros y riesgos que supondrían desestabilizar  Guinea Ecuatorial y las nefastas consecuencias que podría tener una región”, advirtió; si bien matizó que “la unidad del pueblo, la fortaleza de las instituciones nacionales y las fuerzas de seguridad y de defensa conjuntamente con la colaboración de países amigos resultan de un sustento vital, a pesar de las turbulencias”.

“Los indicios de recuperación económica y buenas perspectivas que se vislumbran en el horizonte de mi país, no son del agrado de nuestros eternos detractores y enemigos”, indicó.

Por lo mismo, valoró el Acuerdo de Paris del 22 de abril de 2016, el cual dijo, constituye la esencia de la solución eficaz a la amenaza de los cambios climáticos en el mundo, indicando además que el continente africano está profundamente preocupado por los efectos muy negativos que causa este fenómeno, “provocando especialmente los conflictos armados, desplazamientos forzados de la  población y su concentración en grandes núcleos poblacionales,  viviendo en condiciones infrahumanas” 

El ministro ecuatoguineano de Exteriores se refirió igualmente a la reforma de las Naciones Unidas, para garantizar, dice, su propia subsistencia como una entidad de utilidad y de beneficio para la humanidad. Solicitó igualmente  “la estancada reforma del Consejo de Seguridad” recordando que los temas africanos ocupan dos tercios de la agenda en este órgano.

En Opinión de Esono Angué, estas reformas también  deben salpicar las operaciones de manteniendo de la paz, para, añade,  “motivar a los países anfitriones y a los contribuyentes de tropas, contingentes y fondos”

  “Continuaremos nuestra lucha hasta que se haga justicia. Por lo tanto, no estamos en condiciones de renunciar al Consenso de Ezulwini y la Declaración de Sirte de la Unión  Africana, los cuales recogen con justicia todas las legitimas aspiraciones de África”, advirtió.

© Oficina de Información Diplomática / Servicios de Redacción Periodística