La embajada de la República Francesa acreditada cerca del  gobierno de la República de Guinea Ecuatorial ha conmemorado en la noche del domingo 14,  el Día Nacional de este país, en uno de los hoteles de las afueras de la capital.

Se trata de una fecha que conmemora el aniversario de la toma de la Bastilla, acontecimiento que simboliza el inicio de la Revolución Francesa.  La conmemoración tuvo lugar el 14 de julio de 1790, concretamente en el Campo de Marte en Paris, la capital de Francia. 

Fred Constant, embajador acreditado ante el gobierno de Malabo, hizo un esbozo de las acciones llevadas a cabo por su país en el último año en el contexto del fortalecimiento de las relaciones con la República de Guinea Ecuatorial; desde los apoyos a la tercera conferencia nacional recientemente celebrada en Malabo, el papel de su país en la puesta en marcha de la zona de libre comercio en África, los aportes al fondo fiduciario de la FAO auspiciado por el gobierno ecuatoguineano y la próxima inauguración de la Escuela Naval de Tika, bajo los auspicios de cooperación militar francesa. Formuló una invitación al jefe de Estado de Guinea Ecuatorial con el fin de que éste  participe en el Foro Mundial para la Paz, a celebrarse en París el 11 de noviembre próximo, auspiciado por el presidente francés Emmanuelle Macron. 

Durante su último discurso como embajador de Francia en Guinea Ecuatorial en la Fiesta de la Federación,  Fred Constant valoró los esfuerzos que  sin exigencias ni indiferencias  están llevando a cabo Malabo y Paris en los últimos años como actores internacionales, paraguas de la libertad, fraternidad y la igualdad, sobre todo en la membrecía de ambos Estados en el seno del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. 

Para el ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación Francia y Guinea Ecuatorial llevan muchísimos años cooperando, lo cual, como fruto de esta excelente relación  ha dado lugar a varios acuerdos.  En palabras de Simeón Oyono Esono Angué ambos Estados deben priorizar el dialogo  y la concertación para encontrar soluciones que coadyuven al mejoramiento y la consecución de los objetivos globales.

En nombre de su gobierno reconoció los esfuerzos notables así como el papel activo del gobierno de la República Francesa para la implementación de los grandes proyectos continentales recogidos en la Agenda 2063 y la reconducción del programa de industrialización de la economía nacional para 2035, invitando al gobierno galo a seguir en esta tónica para lograr los objetivos de este agenda nacional de desarrollo.