El lunes 13 de mayo, una reunión de urgencia, no programada, sobre la situación humanitaria en Camerún, se celebró en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, del que Guinea Ecuatorial forma parte como miembro no permanente.

El embajador de Guinea Ecuatorial, Anatolio Ndong Mba, hablando también en nombre de los otros dos países africanos en el consejo (Sudáfrica y Costa de Marfil) advirtió que la crisis humanitaria en el país vecino no debe ser “politizada”.

La situación humanitaria en Camerún no es una amenaza para la paz y la seguridad internacional y debe ser administrada por el gobierno de Camerún”, aseguró Anatolio Ndong Mba, que añadió que “son los africanos los que tienen que resolver los problemas africanos“. Por ello, citó el Capítulo 8 de la Carta de las Naciones Unidas, según el cual, “los Miembros de las Naciones Unidas que sean partes en dichos acuerdos o que constituyan dichos organismos, harán todos los esfuerzos posibles para lograr el arreglo pacífico de las controversias de carácter local por medio de tales acuerdos u organismos regionales antes de someterlas al Consejo de Seguridad”.

La reunión del Consejo de Seguridad sobre la situación en Camerún se llevó a cabo de una forma no programada e informal, y en ella el Secretario General Adjunto de Asuntos Humanitarios de la ONU, Mark Lowcock, manifestó que “hay urgencia” de aumentar y financiar la ayuda humanitaria para evitar una situación fuera de control”.

La respuesta del embajador Ndong Mba fue firme y contundente, en nombre de los países africanos representados en el Consejo, al manifestar que la solución a los conflictos que se viven en Camerún pasa por un diálogo inclusivo y no debe politizarse.

Anatonio Ndong Mba también felicito al Gobierno de Camerún por sus esfuerzos para luchar por mantener el orden y la paz, y alentó a las autoridades camerunesas a profundizar el diálogo.

En sus palabras, también denunció a los grupos de delincuentes que han agravado la situación, y solicitó que el Gobierno de Camerún reciba apoyo para hacer frente a la situación, pero sin politizar la misma.