Las Repúblicas, de Guinea Ecuatorial y la Bolivariana de Venezuela  han repasado la situación por la que en la actualidad atraviesan sus relaciones diplomáticas. A través de una reunión virtual mantenida en la tarde del viernes 4, los ministros ecuatoguineano de Asuntos Exteriores y Cooperación y el del Poder Popular para las Relaciones Exteriores del país sudamericano hicieron un balance de la agenda de cooperación entre Malabo y Caracas, coincidiendo en la necesidad de su profundización.

Durante las conversaciones entre Simeón Oyono Esono Angué y Jorge Arreaza Montserrat, ambas personalidades, dejaron su voluntad de trabajar juntos en el contexto internacional en lo que denominaron una “única bisagra”, en temas importantes como la reforma del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, la mutua solidaridad y apoyos conjuntos en el contexto de la cooperación sur – sur, así como acercamientos en el marco de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), las cumbres América del Sur-África (ASA), la  Asociación de Países Productores de gas  y el intercambio de experiencias en la lucha contra la Covid-19; bajo el paraguas del respeto a la soberanía de sus pueblos, la no injerencia en los asuntos internos y el respeto a las demás normas del Derecho Internacional.

 Según un comunicado del ministerio ecuatoguineano de Exteriores, “el encuentro sirvió de ocasión para que ambas personalidades analizaran el nivel de su cooperación  y se comprometieran a poner en marcha los propósitos que emanan de la última Comisión Mixta, celebrada en julio del año pasado en la capital Venezolana de Caracas; en consonancia con los planes del ejecutivo ecuatoguineano, en su programa de diversificación e industrialización de la economía nacional de cara al año 2035”.

“Guinea Ecuatorial y Venezuela, aprovechando los lazos histórico-culturales que les unen y las visiones comúnmente compartidas en el contexto internacional, están decididas a poner en marcha los lineamientos de dicha Comisión Mixta, específicamente en las áreas de la educación, cultura, hidrocarburos, minería, telecomunicaciones y sobre todo, en el sector del  trasporte aéreo, el cual podrá enlazar líneas hasta ahora inexploradas, como es el trayecto que une a América del Sur con África”, asegura la Oficina ecuatoguineana de Información Diplomática.