La crisis sanitaria de la Civid-19 no ha obstaculizado que las acostumbradas ceremonias diplomáticas por la independencia de los Estados Unidos tuvieran lugar en suelo ecuatoguineano.  De este modo, en la tarde del martes 30 de junio, ha tenido lugar en la sala de banquetes del ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación en Malabo II, la escueta pero significativa y profunda ceremonia por el 244 aniversario de la independencia de los Estados Unidos de Norteamérica.

Durante el sencillo y escueto acto, en el que principalmente se escucharon los discursos de ambas partes, Susan Stevenson puso de manifiesto la buena salud de la que en la actualidad gozan las relaciones entre su país y la República de Guinea Ecuatorial. La diplomática americana reconoció los “importantes avances en las relaciones bilaterales” entre ambos Estados en los últimos años.

En palabras de la embajadora norteamericana, los Estados Unidos están en uno de los mejores momentos para afianzar su cooperación con el país centroafricano; por lo que, insistió, Washington se congratulan por la reclasificación del nivel 3 al 2, en las políticas puestas en marcha por el gobierno de Malabo en materia de lucha y prevención contra la trata de personas.

En correspondencia, el ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación mostró su satisfacción por la situación en la quien en la actualidad pasan las relaciones bilaterales entre los gobiernos de Malabo y Washington. Simeón Oyono Esono Angué, para quien los Estados Unidos son un “socio estratégico” para la política exterior de Guinea Ecuatorial, se mostró satisfecho por la reciente recalificación de los Estados Unidos a la mejora, de las políticas llevadas a cabo por el ejecutivo ecuatoguineano en materia de lucha y prevención de la trata de personas.

En correlación con  Susan Stevenson, para Esono Angué este hecho hace constatar los “significativos avances” en la mejora de la situación de los derechos humanos en la República de Guinea Ecuatorial. Si bien ello “permitirá que en lo sucesivo ambos Estados puedan ampliar su cooperación hacia sectores de interés común con mayor rigor.  

Desde hace varias décadas, los Estados Unidos y la República de Guinea Ecuatorial mantienen excelentes  relaciones de amistad y cooperación en diferentes dominios; lo que ha hecho que este país norteamericano sea el primer inversor extranjero en Guinea Ecuatorial y participe en su desarrollo, sobre todo en el sector de las infraestructuras.