La vigesimoquinta reunión estatutaria y ordinaria del consejo de ministros de la Comunidad de Países de Lengua Portuguesa (CPLP) ha tenido lugar  el miércoles 9,  por videoconferencia, bajo la presidencia de Cabo Verde. Durante la misma los países miembros analizaron la situación de la pandemia de la Covid – 19 e intercambiaron mecanismos que los Estados miembros están llevado a cabo para mitigar sus efectos.  

Bajo el eslogan: “reafirmación de la cooperación en la CPLP en el contexto de la pandemia de la Covid-19”, se han aprobado los proyectos de resolución sobre el acuerdo de movilidad en el seno de la Comunidad, la cooperación en situaciones de emergencia, el acuerdo sede de la CPLP; además de la resolución sobre el programa de apoyo a la integración de la República de Guinea Ecuatorial para el periodo 2020-2021 y del presupuesto de funcionamiento  para el próximo ejercicio económico.

El ministro ecuatoguineano de Asuntos Exteriores y Cooperación, quien ha señalado que la actual vicisitud que atraviesa el mundo debido a la actual crisis sanitaria y las consecuencias que acarrea, aunque obligue a llevar a cabo reuniones virtuales y con ello se dé lugar a ahorros en desplazamientos,  dijo que sin embargo los contactos personales crean un profundo afecto y emociones significativas a favor del desarrollo una mejor fraternidad.

Simeón Oyono Esono Angué exhortó al reforzamiento de la cooperación y la potenciación de las fuentes de financiación entre los países miembros de la CPLP con el fin de hallar fármacos, test y vacunas con el único objetivo de  mitigar juntos los estragos de la Covid-19

El 22 de julio de 2014, por consenso de los Estados miembros de la CPLP, se aprobó otorgar a la República de Guinea Ecuatorial el estatuto de país miembro de pleno derecho en el seno de esta organización, integrada hasta aquella fecha por ocho naciones, cinco de ellas situadas en el continente africano. El país pasó así a ser el sexto de África y el noveno en el orden cronológico de adhesión a la comunidad, creada en el año 1996; adoptando el portugués como su tercera lengua oficial, por detrás del español y del francés.