Las Repúblicas, de Guinea Ecuatorial y Turquía están decididas a bombear un nuevo oxígeno a sus relaciones bilaterales. Por ello, una reunión conjunta se ha llevado a cabo en la tarde del martes 21 de julio entre las delegaciones de ambos Estados en la sala de actos del ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación, en Malabo II.

En la parte ecuatoguineana estaba al frente su ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación Simeón  Oyono Esono Angué, mientras que la representación turca estaba siendo conducida por  su ministro de Relaciones Exteriores Mevlüt Çavuşoǧlu, en el curso de la visita oficial de éste a tierras ecuatoguineanas.

En sus palabras, el emisario del gobierno del país euroasiático dijo estar muy satisfecho del estado actual por el que circunnavegan las relaciones  bilaterales de Turquía con Guinea Ecuatorial. Si bien reiteró la necesidad de acrecentarlas con visitas recíprocas mucho más constantes. Para ello, reiteró la necesidad de aprovechar los acercamientos ya hechos al más alto nivel por ambos jefes de Estado, Obiang Nguema Mbasogo y Recep Tayip Erdogan, tanto en  Malabo en noviembre de 2014 durante la segunda cumbre África – Turquía como en Ankara, el 26 de octubre de 2019 .

Saludó asimismo el hecho de que empresas de su país hayan coadyuvado en la construcción de infraestructuras en Guinea Ecuatorial. Dejó caer que es preciso afianzar y desarrollar las relaciones hacia más sectores de cooperación; desde el comercio, educación, principalmente en el aumento de la concesión de becas a estudiantes ecuatoguineanos. A ello añadió el intercambio de la formación de diplomáticos de ambos países, a través de la Academia Diplomática turca. “Es preciso ver la posibilidad de trabajar para aumentar nuestro volumen comercial y unir esfuerzos mancomunados en la consecución de un tratado de libre comercio y un acuerdo para la protección recíproca de inversiones entre ambos Estados”, dijo.

 Por su parte, el ministro ecuatoguineano de Exteriores manifestó que “el hecho de que en el 2008 la Unión Africana (UA) declarase a Turquía como socio estratégico no es en vano. Ahora, -insistió-, el tiempo ha demostrado el acierto de esta decisión, incrementándose la presencia de este país en el continente”.

“En un planeta de grandes símbolos y aspiraciones tangibles de unidad, paz, armonía y buena convivencia, entre los pueblos, nuestra convicción como nación es priorizar diálogos constructivos y sumar consensos estratégicos con otros países en un mundo cada vez más globalizado e interdependiente”, sentenció.