La República de Turquía ha inaugurado su sede diplomática en Malabo, la capital ecuatoguineana. Se trata de un edificio situado en la nueva zona de ensanche de la ciudad en torno al cual se llevó a cabo  dicho acto en la mañana del miércoles 22 de julio, en una superficie de diez mil metros cuadrados.

El ministro turco de Exteriores Mevlüt Çavuşoǧlu fue personalmente testigo de la ceremonia, en la cual estaban además los ministros ecuatoguineanos de Exteriores, Infraestructuras, Aviación Civil y de Relaciones con el Parlamento, Simeón Oyono Esono Angué, Diosdado Nsue Medja, Leandro Miko Angué,  Ángel Mesié Mibuy, respectivamente.

Durante sus intervenciones, el ministro turco de Relaciones Exteriores hizo un balance de la gestión de la política exterior de su gobierno hacia África, de la cual dijo, de las 12 misiones diplomáticas en los últimos años,  ha pasado a tener 42  en todo el continente.  Mevlüt Çavuşoǧlu se mostró satisfecho por la inauguración de la legación diplomática de su país. Manifestó que la decisión de su gobierno de aperturar su embajada en Malabo radica en que éste considera a Guinea Ecuatorial como un país estratégico en el marco de su política exterior, augurando esperanzas en que con ello se inicie un mayor avance en las relaciones entre  ambos países.

Por su parte el ministro ecuatoguineano de Exteriores agradeció “el gesto” por el que Turquía designase a su ministro de Exteriores para asistir personalmente a la inauguración de esta embajada a pesar, añadió, de la actual crisis sanitaria. Insistió en que su país está dispuesto a seguir beneficiándose de la “mundialmente y legendaria arquitectura turca embelleciendo aun más la ciudad de Malabo con la edificación de de una sede permanente de la misión diplomática de este país.

Simeón Oyono Esono Angué, quien ha elogiado la “seriedad en la voluntad política y la inestimable labor y capacidad profesional de la embajadora turca Sebnem Cenk, aseguró que esta misión diplomática y su personal siempre se beneficiarán de la protección, el calor y la hospitalidad de los ecuatoguineanos.

“Las embajadas deben ser la puerta de entrada para los hombres de negocios con el fin de beneficiase de nuestros esfuerzos diplomáticos y quiero extenderles nuestra invitación a que se beneficien de los privilegios que otorga el mercado ecuatoguineano”, matizó.